Back to overview

Owl es una marca colaborativa, sostenible y responsable con el entorno y el medio ambiente.

Desde sus inicios en el diseño de moda creando ropa interior en 2013, Owl, con Eduard Ballester al frente, ha apostado por el diseño innovador y la ecología.

Trabajan con la premisa de un desarrollo sostenible, que se basa fundamentalmente en tres aspectos: vivible (que la vida y el medio ambiente lo puedan soportar); equitativo (que la sociedad y el mercado sean partes beneficiadas); viable (tanto para el entorno como en su rentabilidad).


Owl quiere ofrecer a un público global productos sostenibles de calidad con diseño innovador.

Personas

Owl trabaja desde el emblemático barrio de Poblenou, Barcelona. En su propio taller, situado en una antigua panadería de principios del siglo XX, es donde surgen las ideas de la marca.

Además, otra de las premisas que asume Owl es ser equitativo, que la sociedad sea también parte beneficiada, no solo el mercado.

Son partícipes en crear una sociedad más equilibrada, por ello colaboran con talleres sociales en Barcelona, cómo el Taller y Escuela de costura Emili Papirer de la Fundació Roure o la cooperativa Diomcoop, que realizan una gran e importante labor social. Destinan sus ingresos generados, principalmente a formar e integrar socio-laboralmente a personas sin recursos.

Planeta

Desde sus inicios con la ropa interior, en Owl, apuestan por materiales biodegradables, ecológicos y cómodos.

Por eso, trabajan con distintos proyectos y proveedores de tejidos de algodón:

- Algodón orgánico sin tintar certificado GOTS® y OCCGUARANTEE® dónde los tres colores, crudo, tierra y verde proviene directamente de la planta de algodón, sin tintes ni químicos blanqueantes.

- Algodón orgánico con elastán, producido en una empresa totalmente vertical, controlan desde la compra de materia prima hasta el acabado y color del tejido final. Certificado por Re-EcoTextiles Cotexmo Organic® y la certificación Standard 100 by OEKO-TEX®.

- Algodón sostenible sin certificación de plantación integrada, el único algodón, hilado y producido en su totalidad en España. Este tejido es fruto del trabajo cooperativo, recuperando y revalorizando los campos de Andalucía en la plantación de algodón, pasando por la industria textil catalana hasta llegar a ti.

Por otro lado, algunas de sus prendas también están hechas con tejidos reciclados, cómo en las prendas de abrigo, dónde apuestan por la fibra SEAQUAL®, hecha a partir de botellas de plástico PET recogidas del mar, y los forros hechos de 50% algodón y 50% poliéster reciclado, certificados por Re-EcoTextiles Cotexmo Recycled y la certificación Standard 100 by OEKO-TEX® .

Circularidad

En Owl creen que reutilizar los materiales existentes es una responsabilidad. Por eso reutilizan parapentes desechados provenientes de un productor de aeronaves de telas, reconvirtiéndolos en chaquetas y prendas de exterior. Así, evitan que este material de nylon termine en el contenedor – tardando hasta 500 años en descomponerse – con el upcycling, este material es reutilizado, dándole un nuevo y mayor valor, siendo más ecológico y sostenible que crear uno de nuevo.

Los parapentes nos ofrecen un tejido con características técnicas muy interesantes: es un tejido de nylon, resistente y ligero, capaz de resguardar del viento y las primeras gotas de la lluvia. Un tejido muy polivalente, reciclable y de alta durabilidad.

Como cada parapente es distinto y no todas sus partes son iguales, ni tienen el mismo color, cortan las prendas una a una, consiguiendo ediciones limitadas, irrepetibles y de gran valor ecológico.

Cadena Corta

En Owl trabajan y producen de forma local desde la ciudad de Barcelona.

El 85% de sus proveedores y talleres de confección están a menos de 100 kilómetros de distancia, desde su propio taller de confección en Poblenou (Barcelona) hasta localidades cómo Mataró (Maresme) o La Cellera (La Selva), de esta manera reducen notablemente la huella de carbono derivada de transportes y aprovisionamiento de materiales.

¡Owl ayuda a crear un tejido y una industria local sostenibles!

Bienestar de los animales

¡Owl es una marca vegana! No ha utilizado o dañado ningún animal de forma directa o indirecta en su proceso, fabricación o manipulación.

Además, sus camisetas, sudaderas y pantalones de jogger cuentan con el sello PETA Approved Vegan, que garantiza que no contiene materiales de origen animal.

Moda lenta y Longevidad

Owl es una marca con filosofía slow fashion. En Owl piensan en cuál es la mejor manera de generar el mínimo de residuos en la creación de sus prendas y producciones, por eso procuran no producir más de lo necesario y conservan los materiales restantes para estudiar la mejor manera de reutilizar y/o reciclarlos, para generar cero residuos.

Sus ventas con el servicio de “Bajo pedido” ayudan a sólo producir lo vendido, y generar los residuos mínimos, además de reducir las emisiones de huella de CO2.

Actualmente, con los restos de sus prendas del upcycling (tejido de nylon de los parapentes), están investigando cómo transformar estos sobrantes en un relleno textil, tanto para el hogar (relleno de cojines), como para moda (acolchado para chaquetas), y así alargar el uso de vida de los materiales.

Transparencia

¡Owl es una marca transparente!

COSH! ha podido hablar con el fundador de la marca y aseguramos que Owl es una marca muy transparente.

Nos ha aportado información sobre dónde confeccionan sus productos, nombres de sus proveedores e incluso nos ha mostrado algunos certificados.

¿Buscar ropa interior y moda con un estilo urbano? ¡Descubre las prendas de Owl!