Han pasado 5 años desde que empecé Ethical Time. Y qué 5 años... Decidí que no compraría ropa a ninguna marca que explotase a sus trabajadores. Me pasaba 8 horas al día investigando marcas, y hablando sobre ello a unas cuántas personas cada semana. Sin embargo, cuando salía a la calle, nada cambiaba. Incluso las personas que estaban más concienciadas, les costaba encontrar marcas éticas y sostenibles.

Decidí entonces emprender esta aventura, y crear una plataforma para concienciar sobre el impacto de la ropa, y poner en contacto a los consumidores conscientes con las marcas y tiendas sostenibles.

Viajé con mi hermana a Bangladesh a visitar fábricas, e iniciamos una campaña de crowdfunding para financiar la primera versión de la plataforma. Le llamamos Ethical Time. Un nombre para reivindicar que es el momento de ser responsables, y así dar a conocer la ropa como se debería hacer siempre: respetando la vida de las personas, los animales y el planeta.

Desde entonces, y durante estos 5 años, Ethical Time ha sido un proyecto lleno de retos, superación y de vez en cuando alguna alegría (es lo que tiene querer cambiar el statu quo). Estoy muy orgulloso de poder decir que hemos ayudado a más de 300.000 personas, hemos trabajado conjuntamente con más de 200 marcas, y han formado parte del proyecto 28 personas que lo han querido y hecho crecer.

Ahora, ha llegado el momento de ir un paso más allá. Ethical Time nació para generar un cambio a nivel internacional, para impulsar una economía circular y libre de esclavitud en todo el mundo. Y eso es precisamente lo que va a hacer. Aunque no lo hacemos solos –pocas cosas grandes se hacen solos–, sino que lo haremos de la mano de la organización COSH (siglas de COnscious SHopping made easy). Manteniendo la esencia, la misión y los valores con los que empezó el proyecto.

En este momento solo puedo estar feliz y dar las gracias a todas las personas que me han acompañado y ayudado a llegar hasta aquí.

A mi compañera y hermana Natalia, que desde el principio quiso tomar las riendas para seguir construyendo lo que empezó siendo una idea y desde entonces ha dirigido el proyecto. A mi compañera Anne, que se presentó ella misma hace 3 años decidida a gestionar y hacer crecer la comunidad de Ethical Time. A la Universidad Pompeu Fabra; a Guillem de El Bien Social, Gema y Raquel de Slow Fashion Next, y a todos los otros amigos y compañeros de causa; família y amigos; emprendedores y emprendedoras con sus propias marcas; a todos los periodistas que nos han hecho de altavoz; a Quim, Monika, y Teresa, mis mentores, y todas las personas que han trabajado en el equipo aportando su conocimiento, trabajo y esfuerzo:

Héctor Eiriz, Eduard Martín, Jaume Pujadó, Anna Labarias, Gastón Valle, David Moral, Camila Oriol, Guillem Eiriz, Camilo Rivas, Carolina Pozo, Sara Cadena, Marta Valverde, Angelo Sardi, Joan Olivella, Raquel Banchio, Sonia, Marta Closas, Laura Rovira, Marta Miquel... Gracias, de corazón.

Por último, gracias a ti, por estar aquí. Sin ti nada de esto sería posible.